fbpx

Como hacerse autónomo

Podemos considerar autónomas a aquellas personas que trabajan por su cuenta, tienen su propio negocio o proyecto sin tener alguna relación de dependencia, por lo que es laboralmente independiente y no debe rendir cuentas a otros si no a sí mismo. Lo que significa que tiene responsabilidades para que su empresa sea rentable y/o proveerse sustento económico.

Trámites para hacerse autónomo

Para hacerse autónomo hay que cumplir con ciertos trámites y obligaciones legales que correspondan según la actividad o el caso en particular. Estas pueden variar de acuerdo al país de residencia.

Por lo que lo más recomendable es dirigirse a la agencia, oficina legal o gubernamental correspondiente para informarse; sin embargo, podemos mencionar una serie de gestiones que deben hacerse para darse de alta como autónomo, ya sea en hacienda y en seguridad social:

A través del censo de empresarios, profesionales y retenedores; puede realizarse vía online en el CIRCE y en la sede electrónica de seguridad social respectivamente, con documentaciones digitales o bien en la oficina de administración pública.

  1. En el censo de hacienda: Se debe haber recopilado la información completa del local o lugar donde se estará trabajando, tramitar las planillas (036, 037, ROI, DUA) y certificado digital para posteriormente poder dar de alta en el servicio electrónico tributario de notificaciones AEAT.

De igual forma se deberá tomar en cuenta en qué régimen fiscal se tributa y cómo se llevará a cabo el IVA e IRPF tanto para los impuestos como para la facturación, obligaciones fiscales futuras según el régimen, libros de registro, los modelos de autoliquidación, los gastos deducibles y la presentación de cierre del año fiscal.

  1. En la seguridad social: Primeramente, reunido la información necesaria, en caso de que se esté percibiendo el paro indicar acerca de cómo se quiere usar el mismo antes de oficializar el alta; luego llenar los modelos (TA 0521), seleccionar el código nacional de actividades económicas, la base de cotización y la mutua de cobertura social que dependerá del tipo de cotización.

Ahora se deberá tomar en cuenta la cuota mensual por ser autónomo, cómo y cuándo se debe pagar; también puedes optar dar de alta en el SEDESS para conseguir un certificado electrónico que facilita presentar los trimestres online.

  1. Otros trámites son: el del registro mercantil, licencias de apertura de actividades e instalaciones, licencias de obras, inscripción de la empresa y afiliación para contratar trabajadores.

TIPOS DE AUTÓNOMOS

En la actualidad ser autónomo está relacionado en gran modo con el medio laboral por lo que es importante conocer que hay varias clases de autónomos dentro de este entorno, los cuales tienen diferencias y similitudes entre sí y al entender esto podremos saber más fácilmente que tipo de autónomo queremos llegar a ser realmente.

A continuación, se conceptualiza cada tipo de autónomo del plano profesional o laboral para comprender las diferencias que existen, siendo:

Profesionales autónomos: Un profesional autónomo es aquel que se dedica a una profesión de libre ejercicio, entre estos están: los colegiados; ya sea como médicos, farmacéuticos, abogados, ingenieros, economistas, arquitectos, diseñadores u otros y también entran dentro de esta descripción profesiones que no suelen pertenecer a algún colegio o gremio, tales como; estilistas, artesanos, agricultores, traductores/transcriptores, artistas en general, entre otros.

Trabajadores autónomos: Un trabajador autónomo es dueño de su propia empresa, trabaja y gestiona su negocio, o realiza actividades habituales, podemos nombrar a comerciantes, taxistas, vendedores, dueños de negocio, mecánicos entre otros semejantes.

Autónomo colaborador: Se considera un colaborador autónomo a aquel familiar directo y que convive en el mismo hogar, el cual ayuda de forma continua a la persona autónoma que está a cargo.

Autónomos que administran sociedades: Un administrador o junta de dirección, es denominado como autónomo societario, ya que se encarga de administrar sociedades, que por ley requieren a una persona física al frente para encargarse principalmente de su gestión administrativa, contable, y de otras funciones o trámites.

Ventajas y desventajas de ser autónomo

Si bien ser autónomo es el sueño de una gran mayoría, es fundamental tener claro puntos claves, como; la razón por la que se quiere ser autónomo, como se haría para conseguir ser autónomo y cuáles serían los deberes, responsabilidades y derechos al conseguir serlo. Al tener claro estas puntualizaciones se está a un paso más de lograrlo, pero antes consideremos algunas de sus ventajas y desventajas:

Ventajas:

– Ser tu propio jefe es una de los motivos más interesante de ser autónomo ya que nadie te dice que debes hacer y puedes establecer tu propio horario y actividades.

– Gestionar tu tiempo y desarrollar un plan de trabajo acorde a lo que quieres y necesitas, tomando en cuenta tus habilidades e intereses.

– Flexibilidad en el día a día, faltar al trabajo no te costará un día menos a tu salario.

– Puedes ganar más dinero si logras explotar el potencial económico de tu negocio, el esfuerzo y persistencia serán tus mayores aliados.

– Tener varios clientes a la vez y poder ser polifacético.

– Dedicarte a lo que te gusta y esforzarte por hacer progresar algo que es verdaderamente tuyo. Trabaja en algo que te apasione y nunca tendrás que trabajar.

– En muchos casos el negocio puede ser manejado desde su casa gracias a la tecnología.

Desventajas:

– Conforme a cómo haya ido el negocio en cada mes, el ingreso que será percibido variara, a diferencia de un empleado que se le estipula un monto fijo seguro.

– Tienes más responsabilidades sobre ti ya que eres el jefe y debes tomar las decisiones y responder por las posibles deudas, empleados y más.

– No saber cómo tener un equilibrio entre trabajo y vida personal; ya que al no haber un horario fijo puedes llegar a trabajar en exceso y desgastarte o por el contrario trabajar menos y no tener el ánimo suficiente, poniendo en riesgo la estabilidad del negocio.

– No se cotiza a la seguridad social de la misma forma que otro tipo de trabajadores.

– No se puede contratar a familiares, estos pasarían a ser autónomos colaboradores.